Brett Kavanaugh, Christine Blasey Ford, y rompiendo el silencio

Traducido por Belen Vargas

Brett Kavanaugh ahora es miembro de la Corte Suprema de los EE. UU., Pero el silencio de las víctimas como la mujer que lo acusó de agresión sexual es una tendencia que ha existido durante más tiempo de lo que jamás pudo haber vivido durante su vida.

El 14 de septiembre de 2018, se informó públicamente que el candidato a la Corte Suprema Kavanaugh había sido acusado anónimamente de conducta sexual inapropiada en la década de 1980 mientras estaba en la escuela secundaria. Dos días después, la doctora Christine Blasey Ford se presentó en un artículo del Washington Post que detallaba su presunta agresión, y más tarde ese mes, otras dos mujeres se presentaron.

El 8 de octubre, se convirtió en juez de la Corte Suprema por un margen de dos votos.

CBS News informó que más de 20 millones de personas sintonizaron para ver a Kavanaugh y Ford declarar ante el Comité Judicial del Senado el 27 de septiembre, pero las acusaciones de agresión sexual en el ojo público no son un concepto nuevo, especialmente en medio del movimiento #MeToo.

De hecho, este caso recordó a muchos de ellos en 1991, cuando el entonces candidato a la Corte Suprema, Clarence Thomas, fue acusado de acoso sexual por la profesora de derecho Anita Hill. Esto supuestamente ocurrió durante su tiempo como su supervisor en la Comisión del Departamento de Educación e Igualdad de Oportunidades en el Empleo, a partir de 1981, aunque Hill no se presentó hasta el 12 de septiembre de 1991.

Thomas fue confirmado.

El hecho de que tanto Ford como Hill no compartieran sus historias hasta después de que hubiera pasado un tiempo considerable puso en duda la credibilidad de sus afirmaciones. Sin embargo, los estudios muestran que la mayoría de las víctimas de conducta sexual inapropiada no denuncian el delito.

“La falta de información sobre la violencia sexual ha sido documentada ampliamente por los investigadores”, escriben Nan Stein y Bruce Taylor en su artículo de la Semana de la Educación, Puede suceder en cualquier lugar. “Según un informe de 2017 del Departamento de Justicia, solo el 23% de las agresiones sexuales se denuncian a la policía”.

“[Ford] tenía miedo”, dijo Lero Barclay, estudiante de primer año de Riverside.

Él dice que mientras las víctimas alargan más tiempo para compartir sus historias, menos personas estarán dispuestas a creerlas o dar peso a su experiencia.

“Serán como, ‘Eso sucedió en el pasado'”, dijo Barclay.

La consejera de Riverside, Deondra Jenkins, dice que los sentimientos de vergüenza, presión y temor de ser vistos como mentirosos son todas cosas que pueden jugar un papel en la decisión de una mujer de permanecer callada.

“El asalto sexual es algo que le sucede a todas las mujeres al menos una vez en su vida”, dijo Jenkins.

Ella los llama sobrevivientes, no víctimas.

“Estoy a favor de empoderar a quienes han sido víctimas”, dijo.

Los sentimientos de baja autoestima y desesperanza también pueden afectar la decisión de una mujer de no informar. Las mujeres afectadas por la agresión sexual pueden experimentar una impotencia aprendida, un fenómeno psicológico teorizado por Martin Seligman y Steven D. Meier, que hace que las personas que se sienten impotentes a menudo se den por vencidos y acepten su destino.

Jenkins y la consejera de Riverside Catherine Sebring dicen que cualquier persona que haya sido agredida sexualmente, especialmente cuando era adolescente, puede experimentar una crisis de identidad. Pierden su capacidad de confiar porque se sienten tan violados. No saben en quién confiar.

“[Ford probablemente] trató de desviar. Ella pensó: ‘¿Qué pasaría si solo fuera un accidente?”, Dijo el estudiante de primer año Yaquelin Vásquez López. “Ella no quería reconocerlo”.

Vásquez López también dijo que los adolescentes podrían dudar en denunciar un asalto si se involucra alcohol en menores de edad.

Sebring dice que para las víctimas adolescentes, el perpetrador a menudo puede ser alguien con quien tiene una relación cercana, como un miembro de la familia. Los consejeros escolares tienen el deber de informar a un padre o tutor cualquier daño al estudiante del que se les informe. Esto podría evitar que los estudiantes les denuncien conductas sexuales inapropiadas, dice Sebring, especialmente si el agresor es un miembro de la familia.

“Si hay algo con lo que [los estudiantes] están luchando, no tienen que esconderse”, Jenkins dijo que quiere que los estudiantes sepan. “Mi espacio es un espacio seguro”.

#WhyIDidntReport y las versiones de este hashtag se han hecho populares en medio de las noticias de Kavanaugh.

“Cuando tenía 17 años, durante el verano después de graduarme de la escuela secundaria, se suponía que tenía una cita y al final el chico me llevó a una casa y cinco chicos me violaron. Ahora tengo 72 años y esta es la primera vez que hablo. Me he sentido demasiado avergonzado de informar “, una usuario de Twitter, Barbara Chapnick, compartió usando el hashtag.

El silencio no se limita a las víctimas de estos delitos. Don Palmerine era un estudiante de 17 años en una escuela católica de Pittsburgh cuando fue testigo de una violación y participó en una agresión sexual en una fiesta. 50 años después, recientemente se adelantó para contar esta historia en un ensayo del Washington Post.

“Creo que los hombres deberían ser parte del movimiento #MeToo. Creo que deberíamos presentarnos y hablar sobre lo que hemos visto, lo que hemos hecho, creo que eso debería ser parte de él”, dijo Palmerine en un documento público nacional segmento de radio de Todas las cosas consideradas.

En el ensayo, Palmerine se pregunta si estas mujeres, ahora de su edad, han compartido sus historias.

“Ciertamente no habrían acudido a la policía; en ese momento, persistía una idea sutil de que un asalto siempre era culpa de la niña, que en primer lugar no debería haberse metido en esa posición”, escribe. “No les habrían dicho a sus padres, quienes probablemente los habrían regañado”.

Incluso en el clima de hoy, la gente dudaba en creer a las mujeres que presentaron alegatos contra Kavanaugh.

“Es una muestra de histeria manifestarse en torno a Ford, ignorando las inconsistencias y omisiones en su relato, como la niña del cartel de los derechos de las mujeres”, escribe la abogada de defensa criminal Catherine Cherkasky para USA Today.

“No sé si Ford, Ramírez y Swetnick están diciendo la verdad o tienen otros motivos para manifestarse”, escribe Theresa Vargas para The Washington Post. “Pero lo sé: solo porque alguien no hable sobre un incidente durante años no significa que no haya ocurrido. Y demasiadas personas ahora están hablando por nosotros para fingir que esto es solo sobre políticas”.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s